miércoles, 7 de diciembre de 2011

RAID 1+0 o RAID 10

Al igual que RAID 0+1, tampoco es uno de los tipos originales. Se crean múltiples discos espejo y una línea de RAID 0 sobre ellos. Es tolerante a múltiples fallos de discos, mientras uno de cada par permanezca en funcionamiento. Este sistema requiere un mínimo de dos canales RAID con dos discos cada uno. Crea una distribución de los datos igual a RAID 0 más un espejo de cada disco. 

Tiene las mismas ventajas y desventajas que RAID 1. Todas las tarjetas RAID SCSI o SATA permiten el cambio de discos ''en caliente'', es decir, sin necesidad de apagar el sistema, reconstruyéndose la información del disco dañado a partir de los demás discos (esto NO se puede hacer en un sistema RAID montado sobre discos IDE/ATA). Como norma general, el mejor rendimiento en cualquier configuración RAID se consigue con discos iguales (de la misma velocidad, tasa de transferencia y capacidad). 

En sistemas RAID grandes es común incorporar uno o más discos ''dormidos'', que permanecen desactivados (pero conectados al sistema), entrando en funcionamiento en el caso de fallar un disco (en la mayoría de los casos automáticamente) y reconstruyendo la información de éste, así como montar el sistema RAID en una torre RAID independiente, conectada al host mediante un cable SCSI. Como puede verse por lo expuesto, un sistema RAID a partir de nivel 3 puede llegar a ser muy costoso, pero es el precio de la seguridad en los datos. 

Actualmente se están empleando los sistemas de seguridad RAID en unidades especiales independientes, conectador por red (ya sea Ethernet o Wifi) o mediante USB o FireWire, como es el caso del servidor de seguridad que vemos en la imagen ingerior.