viernes, 6 de mayo de 2011

Problemas de masa

El usuario por lo general no presta la debida atención al problema de la conexión a tierra. El cable de alimentación que se conecta con la red eléctrica está compuesto por tres hilos, uno de ellos para la conexión a tierra. Es absolutamente necesario que el tomacorriente de pared también sea de tres patas y que incluya por lo tanto la conexión a tierra. 
 
Este no es necesariamente el caso en las instalaciones antiguas en las que la corriente de la red llegaba a través de tomacorrientes de pared de dos entradas solamente, para la fase. Por lo general, esto no reviste mayor importancia, pero suponiendo que:
  • La computadora tiene conectada una impresora. Las conexiones a tierra locales son diferentes y se crean tensiones de masa "flotantes".
  • Existe una electricidad estática que se descarga a través de la masa de la computadora (el gabinete, al tocarlo).
Estas condiciones generan riesgos de desperfectos, no tanto desperfectos evidentes (por ejemplo, un bloqueo total del sistema), que ya sería demasiado, sino, con mayor frecuencia, desperfectos aleatorios cuyo origen es muy difícil de detectar. Por ejemplo:
  • Algunos archivos están contaminados sin motivo aparente y ni siquiera se los puede abrir.
  • Se pierden archivos (un problema de conexión a tierra mientras los guardaba provocó la catástrofe).
  • La impresora falla durante una impresión prolongada e imprime cualquier cosa.
Aun en ausencia de estos inconvenientes, es aconsejable siempre verificar la conexión a tierra en todos los aparatos. Si los tomacorrientes de pared no están dotados de un cable a tierra lo más prudente consiste en rehacer la instalación eléctrica, lo que no vendrá mal puesto que ya debe ser antigua. 

Una solución provisoria consiste en crear una conexión a tierra conectando un cable grueso de masa (son de color verde y amarillo) disponible en las casas de electricidad, por un lado a una masa metálica, por ejemplo, un radiador de calefacción central o un caño de agua, y por el otro a una conexión intermediaria que permita conectar la computadora a esta masa. En cualquier caso, esta precaución no requiere mayores gastos y genera las condiciones previstas para el correcto funcionamiento de la computadora y sus periféricos.