sábado, 18 de junio de 2011

Velocidad de rotación en discos rígidos

Los discos giran continuamente a gran velocidad; este detalle, la velocidad de rotación, incide directamente en el rendimiento de la unidad, concretamente en el tiempo de acceso. Es el parámetro más usado para medir la velocidad de un disco rígido, y lo forman la suma de dos factores: el tiempo medio de búsqueda y la latencia. El primero es lo que tarde el brazo en desplazarse a una pista determinada, y el segundo es el tiempo que se emplea para que los datos pasen por el cabezal.

Si se aumenta la velocidad de rotación, la latencia se reduce; en antiguas unidades era de 3.600 RPM (Revoluciones Por Minuto), lo que daba una latencia de 8,3 milisegundos. La mayoría de los discos rígidos actuales giran a 7.200 RPM, con lo que se obtienen 4,17 ms de latencia. Y actualmente, existen discos de alta gama aún más rápidos, hasta 10.000 RPM. Particularmente el HD Savvio 15K de Seagate gira a 15.000 RPM, aunque el rendimiento es superado por el modelo WD 740GD Raptor de Western Digital que gira a 10.000 RPM, esto indica que hay otros factores que hacen al rendimiento de una unidad de disco rígido.

Se debe tener en cuenta que a mayor velocidad de giro, mayor temperatura generará el disco rígido y mayor será el ruido. Es importante que el disco sea herméticamente acústico y que el gabinete provea una buena refrigeración.

Entonces, repasando, las características generales de un HD serían:

Capacidad: Se mide en gigabytes (GB). Es el espacio disponible para almacenar secuencias de 1 byte. La capacidad aumenta constantemente en el desarrollo de los discos en GB y hasta en TB.

Velocidad de giro: Se mide en revoluciones por minuto (RPM). Cuanto más rápido gire el disco, más rápido podrá acceder a la información la cabeza lectora. Los discos actuales giran desde las 5.400 a 15.000 RPM, dependiendo del tipo de computadora al que estén destinadas. El valor más común es de 7.200 RPM.

Capacidad de transmisión de datos: De poco servirá un disco rígido de gran capacidad si transmite los datos lentamente. Los discos actuales pueden alcanzar transferencias de datos de más de 400 MB/s.

Caché: La cache o buffer es una memoria que va incluida en la controladora interna del disco rígido, de modo que todos los datos que se leen y escriben al disco se almacenan primero en el buffer. Actualmente este valor oscila entre 2 y 16MB, cuanto más grande mejor.