lunes, 7 de mayo de 2012

Discos duros híbridos

 Disco duro híbrido como solución a los problemas

En casi todos los portátiles y PC de hoy día se suelen instalar, como desde hace muchos años, discos duros magnéticos. Ello se debe sobre todo a dos motivos: a que la capacidad de los HDD (Hard Disk Drive, unidad de disco duro) crece constantemente y a que su precio se reduce con la misma constancia. Lo que se ha mantenido igual son sus considerables desventajas. En comparación, los discos magnéticos giratorios son ruidosos, vulnerables a los golpes y, debido a que están constantemente girando, consumen mucha energía y generan mucho calor. Estos factores son especialmente relevantes en el ámbito de los portátiles, puesto que el consumo energético repercute en la autonomía de la batería. Los SSD (Solid State Drive, unidad de estado sólido) basados en flash puede que no vayan ligados a todas estas desventajas, pero son mucho más caros por GB y no están disponibles con una gran capacidad de memoria. La solución se llama disco duro híbrido.


Combinación de dos tecnologías

El disco duro híbrido (HHD) es una mezcla de ambas tecnología y acaba con la mayoría de las desventajas arriba citadas. Estos discos duros utilizan la memoria flash como memoria intermedia donde se almacenan temporalmente aquellos datos que suelen cargar mucho el sistema operativo. Con estos discos por lo menos los discos magnéticos no giran, lo cual ahorra corriente, limitando así el consumo energético y la generación de calor y ruido.


Arranque más rápido del sistema
A pesar de que los discos duros normales también disponen de una pequeña memoria caché integrada basada en flash, ésta es volátil y se borra por completo al apagar el aparato. Por tanto, en este caso, al arrancar el sistema Windows lee todos los datos necesarios del lento disco magnético. Al contrario, con un HHD el sistema operativo arranca desde el flash, lo cual acelera considerablemente el arranque del sistema. Lo mismo sucede con los programas utilizados a menudo, que arrancan con más rapidez. Para almacenar grandes cantidades de datos se utilizan los discos magnéticos, por lo que la grabación no se realiza más rápido que en los HDD convencionales.